El vendedor de humo

Vender no es vender. Vender es resolver problemas. Vender es ofrecer soluciones. Vender es servir. Vender es gustar. Vender es hacer que otros consigan su deseo. Vender es relacionarse honestamente con otras personas.

Mira.
Yo vendía humo.
Concretamente, vendía tiempo. Semanas de vacaciones en alojamientos repartidos por todo el mundo, que se compartían con otros clientes a lo largo del año.

No me fue mal en ventas, teniendo en cuenta que era la primera vez que vendía. No duré mucho.

En cuanto fui consciente de la cantidad de humo que era todo aquello, me largué.

Lo siguiente fue vender casas. Al principio, fatal.
Fui incapaz de vender una casa en mis primeros tres meses. Supongo que era consecuencia de la creencia negativa que se instaló en mi cabeza, sobre lo asqueroso que era dedicarse a vender.

Finalmente descubrí que vender casas no era vender humo.
Cuando vendía, podía ver claramente la ilusión y la alegría en la cara de los clientes. Y lo más importante, cambio mi mentalidad… era yo la persona generadora de esa ilusión y felicidad.
Me dí cuenta entonces que vender era eso.
»
Relacionarse y servir a otras personas de manera honesta para ayudarles a alcanzar su deseo»

Recuerdo con mucho cariño mis primeros clientes, mi primera casa vendida.

No fue ni mucho menos la mejor venta que hice en el sector. Pero fue el principio. Mi carrera empezó ahí. Sin esa primera venta o mejor dicho, sin la felicidad de esos primeros clientes por conseguir esa casa gracias a mí, seguramente hoy no estaría escribiendo este email.

Era una pareja joven. Fue tal la ilusión, entusiasmo y emoción que sentían en la notaría minutos antes de firmar, que entendí la importancia de ser un buen comercial.

Me sentí importante, yo fui el artífice de aquellas sensaciones que sentían los clientes. Ahí fue donde realmente mi cabeza hizo un clic de transformación sobre la venta.

Me dí cuenta, que no tenía nada que envidiar a cualquier otra profesión por muy reputada que fuera. Y también que vender no era mentir, engañar, omitir, chulear, presionar, agobiar… Nada de eso.

¿Cuántas profesiones de gran reputación son capaces de generar tanta felicidad como la puede llegar a generar un vendedor?

Feliz día.
Antonio.

PD: Envío a diario recomendaciones sobre estrategias y técnicas comerciales a mi lista de suscriptores. Suscríbete ▷ https://www.antoniosanchezmarti.es/

 



LA MEJOR ESTRATEGIA DE VENTAS, SI NO GUSTAS NO VENDES


El método para perder el miedo a vender

APRENDE LAS 11 TÁCTICAS PARA ELIMINAR EL MIEDO AL RECHAZO Y MEJORAR TU MANERA DE CERRAR MÁS VENTAS

Resultados probados en cientos de vendedores.

Resultados probados en cientos de vendedores

Envío emails sobre técnicas de venta y formación comercial frecuentemente. También te voy a ofrecer lo que venda en ese momento.  Si no te gusta, lo entiendo, te das de baja y tan amigos.

Si te gustó ¡Compártelo!

Deja un comentario