Cómo perder la venta y la reputación desde el principio

10:30 am de un miércoles de Julio conduciendo hacia Almería. A pocos kilómetros de llegar al restaurante donde tenía la reunión con un cliente, suena el manos libres del coche…

  – Hola?

– 
Si, hola Antonio qué tal? Mi nombre es Ramón y soy contacto de tu red en linkedin.

Nada, simplemente quería hablarte de un negocio que estoy seguro que te puede interesar.
Soy el responsable de una empresa que se dedica a…, bla, bla, bla, bla. (8’ de bla bla).

(A los 8 minutos y viendo que yo no decía ni «mu», paró de hablar por fin).


– Una pregunta Ramón, ¿y por qué crees que todo lo que me has contado me puede interesar a mí?

– Hombre, todo el mundo quiere ganar más dinero, progresar en la vida…, bla, bla, bla.
(Oootros 5 minutos de bla, bla…. Diossssss, líbrame del mal)

– 
Ya, ya, pero me refería, a qué información de mi perfil en linkedin más concretamente, ha sido la que ha hecho que pienses que a mi me podría interesar lo que ofreces…

– 
Si…, bueno…, eeh,… no sé…, en realidad hace mucho tiempo que no veo tu perfil… Pero he creido que….

– 
Cómorrrrr…?

Vale, muy bien Ramón. Gracias por pensar en mi, pero no me interesa.
Y una cosa más…  
Si te hubieses interesado por lo que hago y mis intereses desde el principio tanto en linkedin como en esta conversación, nos hubiéramos ahorrado estos casi 20’ de tiempo.
Ale… un saludo

 

Acojonante, no crees?
Contacta conmigo, o mejor dicho con su víctima. Me dice que somos contacto de linkedin cuando no es verdad. (Lo comprobé después). No tiene identificado un público objetivo determinado. Dispara a todo lo que se mueve.

Se tira hablando de «su libro» sin ningún interés en mis necesidades o intereses casi 15′ de reloj. Vamos, que en el fondo le importo una mierda. Y cuando quiero saber por qué me elige como su «víctima», lo pillo en un renuncio improvisando sobre la marcha. 

  En fin, no hay por donde coger esta llamada. Que fácil es perder la venta sin enterarse.


Pero sabes qué es lo peor de todo, que desgraciadamente este tipo de llamadas comerciales son de lo más habitual.
Y lo más alucinante aún, se hacen sabiendo que no funcionan.

En fin, lo dicho.
Si quieres aprender a hacer llamadas comerciales y no perder la venta y tu reputación desde el principio, sino todo lo contrario, haciendo sentir muy cómodo e interesado a tu cliente, mira los detalles aquí en mi curso de venta a empresas:

👉 Método Triceps. Curso de venta a empresas



Antonio Sánchez Martí


 

Descarga GRATIS

"El gran error por el que tus comerciales no venden
y aun no has detectado"

Vas a descubrir:

  • Cómo corregir el error que más ventas nos quita y más desmotivación genera en tus comerciales, disminuyendo así la rotación del equipo.
  • Cómo conseguir más ventas de forma recurrente, de una manera más motivadora, sencilla y productiva.
  • Cómo hacer un seguimiento efectivo a tu equipo que aumente la facturación sin necesidad de presionar.

Si te gustó ¡Compártelo!

Deja un comentario