Para ser un buen comercial quítate la careta y sé tu mismo

No a todas las personas se les da bien lo mismo (si no el mundo sería muy aburrido). Por un lado están las personas que disfrutan vendiendo, y por el otro, quienes lo pasan francamente mal cuando se disponen a vender a un cliente.

Esto normalmente les suele pasar a aquellas personas, o que se ven en la necesidad porque no han encontrado otro tipo de trabajo, o porque es parte de su trabajo y no les queda más remedio.

Así que para todas aquellas que lo pasan mal en su trabajo hay una buena noticia, “puedes conseguir que tu trabajo de comercial sea algo maravilloso”. Yo lo conseguí, por qué tu no lo vas a hacer.

Si o si puedes conseguir vencer todos tus miedos y conseguir excelentes resultados como el que más, sólo tienes que quitarte la careta para vender y ser tú mismo, el tú auténtico.

Si has elegido el trabajo de comercial porque lo llevas en la sangre y te encanta vender, tienes suerte, porque no a todas las personas se les da bien esto. Un buen comercial, vale oro.

Pero un buen comercial, no es el que “vende la moto”, sino el que logra transmitir y aportar valor siendo él mismo. Y con un objetivo por encima de todas las cosas, “obsesionarse por transmitir perfectamente al cliente que tu servicio/producto es la mejor opción para él gracias a los beneficios aportados”. Esto el cliente lo percibe perfectamente y puede ser determinante a la hora de firmar una venta.

Un buen comercial no es el que actúa o interpreta un papel distinto a su personalidad

Un buen comercial no es el que se ha estudiado un guión “que funciona” sin más y va puerta por puerta soltando siempre lo mismo a ver si los clientes caen.

Un buen comercial, es el que trata a su cliente como le gustaría que le trataran a él, el que actúa igual que actuaría con sus amigos o entorno familiar. No hay que poner máscaras (no es necesario), porque un buen comercial no las necesita.

¿Quieres ser buen comercial y dejar de sentirte incómodo?

Sólo se puede ser buen comercial actuando con naturalidad, seguridad, transparencia y con muchas ganas de ayudar al cliente sin presionarle, y reitero una vez más, siendo tú mismo. Si actúas así conseguirás cuajar con los clientes. Venderás muchísimo más porque te sentirás muy bien, te reafirmaras positivamente y no querrás parar. No hay mejor motivación que sentirse útil ayudando a otras personas, por encima de un ascenso o de una subida de sueldo, te lo aseguro.

Pero lo mejor de todo, es que empezarás a disfrutar por fin de tu trabajo y te sentirás más valorado y mejor contigo mismo. Así alcanzarás el éxito en esta bendita profesión.

Conseguir la motivación que necesitas está en ti.

Hay usuarios que no soportan a “los comerciales pesados”, los que insisten cien veces con lo mismo para que el cliente compre y se termina enfadando (y con la propia marca). Hay que saber decir basta. Nunca excedas la línea con el cliente, porque podría ser un cliente perdido.

El mejor consejo que te puedo dar para que te conviertas en un buen comercial y no te vuelvas a sentir incómodo, es que no tengas miedo. ¡No te va a comer! Tu no cabes por su boca. Si no compra, no pasa nada. Lo he dicho en otros artículos anteriores, un NO, es una no venta ahora, pero puede ser una venta mañana. Por lo que hazle seguimiento al cliente, porque la venta está en el seguimiento.

Estudia bien el servicio que ofrece tu empresa, créetelo y transmítelo con verdad, tú puedes conseguirlo. Sé el que eres con tus amigos y familiares. ¡Te funcionará!

Buenas ventas

Si te gustó ¡Compártelo!

Deja un comentario