Cómo gestionar la presión para obtener mejores resultados

Los que nos dedicamos al mundo de las ventas es habitual encontrarnos ante situaciones en las que hay que soportar mucha presión.

Estamos acostumbrados a trabajar por objetivos, esto quiere decir que vivimos día a día situaciones en la que si no cumplimos esos objetivos no cobramos, generando un estrés y una presión negativa que debemos saber controlar para poder seguir adelante con nuestro trabajo.

Esto es aplicable tanto a vendedores y comerciales encargados de hacer posible la venta como para los Jefes de ventas y líderes de equipos que supervisan a esos comerciales.

La presión afecta a todos por igual sin embargo termina recayendo en el miembro más vulnerable del equipo, el último eslabón en la cadena de ventas, el comercial.

¿Qué efectos provoca la presión en un comercial?

La realidad es que el comercial, es una persona que soporta a diario varias dosis de presión, ya que su trabajo implica muchas negativas, y en ocasiones esas negativas pueden propiciar una bajada del estado anímico del vendedor, reflejándose como no, en sus ventas.

Por eso es imprescindible contar con el suficiente tacto y conocimiento de la situación actual de nuestros vendedores a fin de motivarles para que mejoren su desempeño, y esto es algo en lo que pecan muchos jefes de ventas.

Presión negativa vs Presión Positiva

La motivación es fundamental para trabajar por objetivos, es necesario que el líder de un equipo de ventas sepa motivar a sus vendedores.

Parte de esa motivación reside en cambiar el contexto de aquellas situaciones que denotan negatividad y evitar un popurrí de palabras que generen presión en nuestros vendedores.

Si en lugar de recordarle a un vendedor que no recibirá incentivos de no cumplir con sus objetivos le recordamos que cuando cumpla sus objetivos, recibirá un incentivo por ello, estaremos reforzando algo positivo que generará seguridad en el vendedor.

En lugar de crear una situación en la que el comercial se verá en la calle de no poder vender lo que la empresa le exige, debemos esforzarnos en transmitir de forma muy concisa que cumplir con los objetivos pactados le repercutirá no solo un mayor beneficio económico, sino que además reforzara su postura como profesional del sector, pudiendo servir de ejemplo para otros que se encuentren en una situación similar a la suya.

Conclusión.

Tacto y empatía, seamos responsables de nuestras palabras, no olvidemos que todos deseamos ser aceptados, ser reconocidos por nuestro esfuerzo y nuestro trabajo, esa es una meta que cada persona guarda en su interior y que la figura de responsable de ventas o supervisor debe saber explotar en el momento adecuado.

Si como cabeza de grupo estas siendo víctima de presiones por parte de quienes están por encima de ti, no traslades esas presiones negativas a tus subordinados, canalízalas y transfórmalas en comentarios motivadores, y recuerda que toda presión puede ser positiva y beneficiosa para la obtención de resultados si se aplica de la forma correcta.

Buenas ventas


¿Te sientes amargado/a por la enorme presión de los objetivos?, ¿No obtienes los resultados que esperan de ti porque tanta presión te bloquea? ¿Estás totalmente desmotivado/a? ¿Te gustaría trabajar más cómodo/a porque sabes que es la única forma de tener grandes resultados?

Yo he estado ahí, y puedo conseguir que tú dejes de estarlo, reserva una asesoría gratuita 1 a 1

Si te gustó ¡Compártelo!

Deja un comentario