Échale coraje y ponte a vender a puerta fría

Sabemos que para muchos negocios, autónomos, emprendedores y vendedores profesionales en general, vender a puerta fría es necesaria, y por ello quiero aportar mi experiencia en este sentido.

¿Te has encontrado alguna vez a principio de mes, sin clientes a los que visitar, y con el consiguiente estado de nervios por la incertidumbre de la situación, sin saber como vas a pagar la luz, el agua o lo que es peor, sin saber si vas a poder comprar los yogures para la tropa?

Bueno, pues si es así, mi experiencia me dice que lo mejor que se puede hacer en estos casos, no es precisamente seguir esperando a que los clientes te caigan de la chimenea, que ya te digo yo que no te van a caer por si solos. Si no todo lo contrario, hay que salir a la calle a buscarlos, porque por si no lo sabes, hay una buena noticia, y es que “siempre hay clientes a los que ofrecerles nuestros producto o servicio, siempre”. Pero hay que salir a su encuentro sin ningún miedo. Como diría una gran amiga mía y excelente vendedora:

Antonio, tu no entras por la boca de nadie

Así que tranquilo amigo mio, ponte a visitar a todos los clientes que puedas, que no te van a comer”.

Bien, por lo general esta forma de vender donde llamas a la puerta o por teléfono y hablas con un perfecto extraño a quien intentas vender algo no es muy del agrado de nadie. Sobre todo para él, le supone una situación muy incómoda en la que su actitud va a ser totalmente reactiva hacia ti. Así que debes ser bastante cauteloso para acercarte a ellos, tratando en todo momento de que la recepción se vaya dando de forma pausada pero hacia delante.

Te propongo varias sugerencias cuando estés en esa situación:

# 1. Actúa como lo que eres, un profesional, responsable y educado. Que más allá de que se consiga la venta, la sensación para el cliente debe ser, la de haber conocido a un excelente profesional, que por encima de sacar la venta en el momento, ha estado preocupado y enfocado en su necesidad y como resolverla. 

# 2. Neutraliza cuanto antes la reactividad del cliente. Para eso tienes que transmitirle confianza y tranquilidad, hazle saber que tu visita no es para venderle nada en el momento, sino para informarle de algo que podría interesarle.

# 3. No comiences la conversación hablándole de tu libro, si no del suyo. Antes de ofrecer tu producto o servicio, hazle preguntas e investiga un poquito sobre sus necesidades, es allí donde determinarás si necesita la solución que les vas a ofrecer.

Seguramente si tienes conocimiento primero sobre sus necesidades, con un buen argumentario de ventas podrás dar un enfoque más preciso a tu ofrecimiento.

# 4. Cuando se hace una venta a puerta fría, es necesario que se explique con mucha sencillez y a la vez cierta fluidez sobre lo que estás ofreciendo, habla siempre de los beneficios que puede obtener con ese producto y como le va a ser útil a la persona a la que se lo estás ofreciendo.

# 5. Trata de hacer que tu cliente se sienta identificado completamente con lo que les estás ofreciendo, para ello, prepara un ejemplo donde les puedas explicar de forma un poco más didáctica los efectos positivos que va a tener si compra tu producto o servicio.

# 6. No vayas presionado por conseguir la venta. Si estás muy presionado por conseguir la venta a corto plazo, se lo vas a transmitir a tu cliente y vas a conseguir todo lo contrario. Así que preocúpate de conseguir su atención, que confie en ti y a partir de ahí ya vendrá la venta si tiene que venir ahora o en el seguimiento posterior.

# 7. Proporciona al cliente los datos necesarios para que se ponga en contacto contigo en caso de que en un futuro desee el producto, si en ese momento no lograste la venta, asegúrate además de solicitar sus datos de contacto, son importantes para mantener la comunicación.

# 8. Dale seguimiento, como se menciona en el punto anterior, no suele realizarse o concretarse la venta en la primer visita por ello es necesario tener los datos de contacto del cliente, hacer un seguimiento en los días posteriores a la primer visita y volver a ponerse en contacto con él para tratar de alcanzar el objetivo.

Así que, si la necesidad te lleva a hacer ventas a puerta fría, toma en cuenta estas sugerencia prácticas y útiles para un mejor desarrollo de la misma y lograr el éxito deseado.

¿Qué otras sugerencias o consejos propones tú para realizar ventas a puerta a fría con éxito?

Buenas ventas

 

¿Necesitas mejorar a la hora de llamar o visitar en frío? 

Si te gustó ¡Compártelo!

Deja un comentario